El sueño de la calabaza

Resignada, la calabaza aceptó que la llenaran de velas para dar miedo.

Una vez más postergaría su sueño de convertirse en carroza.

Deja un comentario